He aprendido que la gente nunca olvida cómo los hiciste sentir


"He aprendido que no importa lo que pase, o lo malo que parece hoy, la vida sigue adelante, y será mejor mañana. He aprendido que se puede decir mucho acerca de una persona por la forma en que maneja estas tres cosas: un día lluvioso, el equipaje perdido, y estar enredado en las luces del árbol de Navidad. He aprendido que independientemente de la relación con tus padres, los vas a extrañar cuando se hayan ido de tu vida. He aprendido que ganarse la vida no es lo mismo que hacer una vida. He aprendido que a veces la vida te da una segunda oportunidad. He aprendido que no debe ir uno por la vida con un guante de catcher en ambas manos, se necesita ser capaces de arrojar algo a cambio. He aprendido que cuando decido algo con el corazón abierto, por lo general he tomado la decisión correcta. He aprendido que aun cuando siento dolor, no siempre debe tratarse sólo de mí. Que cada día debemos llegar y tocar a alguien. La gente ama un cálido abrazo, o simplemente una palmada amistosa en la espalda, porque hacer sufrir a otros, qué ganamos con eso. Justificar nuestra supervivencia haciendo daño constantemente, nunca puede traer felicidad. O acaso es completamente feliz aquel que ha tenido que matar a su atacante para seguir viviendo. Es feliz aquel que arriesgó su vida por alguien y supo tender la mano en el momento oportuno. He aprendido que aún tengo mucho que aprender. He aprendido que la gente olvida lo que dijiste, y que la gente olvida lo que hiciste, pero la gente nunca olvida cómo los hiciste sentir"

Maya Angelou



Regresar al inicio