Vivir en pareja puede estar lleno de momentos gratificantes, pero también tiene sus contras; la convivencia requiere de respeto, compromiso, complicidad y además mucha paciencia para aceptar la forma de ser del otro con sus virtudes (lo más sencillo) y sus defectos que van en la mochila.

Después del enamoramiento inicial viene el AMOR o no, si uno no sabe superar esa fase, si la comunicación no fluye y se abre una brecha de incomprensión entre los dos, el amor no terminará por brotar y pasaremos del enamoramiento al desamor.

Hace bastante escuché que el AMOR nace después de desenamorarse y no lo entendí, pero es muy profundo; después del enamoramiento y la pasión comenzamos a ver a nuestra pareja con sus virtudes y defectos (en la fase del enamoramiento no vemos los defectos). Si después de ver los defectos nos enfocamos en las virtudes, fomentamos la comunicación, la complicidad, el respeto, la ternura y nos divertidos con la compañía del otro, lo amamos a pesar de sus defectos , es más, no le cambiaríamos nada o casi nada...lo amamos tal cual es, ahí, justo en ese momento es donde surge el AMOR VERDADERO y se construyen lazos sólidos que pueden acompañarnos toda la vida.

Paciencia, la madre de la ciencia
Regresar al inicio