Nada dura, nada está completo, nada es perfecto. Este concepto zen de la estética y la vida irrumpe en Occidente como herramienta en la búsqueda de una existencia más feliz

Foto: Reto Caduff. Dashwood Books /Instagram

Foto: Reto Caduff. Dashwood Books /Instagram

La palabra Wabi se refería en los inicios a la soledad de vivir en la naturaleza, aislado de la sociedad; mientras que Sabi se traducía como frío o marchito. Juntos adquieren un significado mucho más positivo,se refieren a la belleza de lo imperfecto, defectuoso o inacabado.

Daisetz T. Suzuki fue una de las autoridades más influyentes de Japón en el budismo zen y uno de los primeros estudiosos en interpretar la cultura japonesa para los occidentales. Él describió Wabi-Sabi como “una apreciación estética activa de la pobreza.” Su concepto de belleza es más romántico y parte de la idea de eliminar el enorme peso de las preocupaciones materiales de la vida. “Wabi es estar satisfecho con una pequeña cabaña, una habitación de dos o tres tatamis y con un plato de verduras recogido en los campos vecinos, y tal vez escuchar el sonido de una lluvia de primavera suave”, escribió.

Mi FILOSOFÍA ES WABI SABI ¿Y la tuya?

Regresar al inicio