Theresa Kachindamoto, jefa del distrito de Dedza ha logrado en solo tres años lo que nunca se había conseguido hasta ahora: anular los matrimonios infantiles y utilizar su autoridad para luchar por el bien de los demás, en especial, por la educación de las niñas. Por su compromiso con la defensa de los derechos de la infancia, Theresa Kachindamoto es nuestra Mujer de la Semana.

La mitad de las niñas malauíes menores de 18 años están casadas. Una cifra alarmante, pues desde el 2015 los matrimonios infantiles son ilegales en Malaui, pero aún así se siguen produciendo. Los niños se puede casar bajo la cutomary law, por la cual solo se necesita el consentimiento paterno y el de los líderes tribales para que se lleve a cabo el matrimonio.

Por suerte, no todos los líderes son iguales. Theresa Kachindamoto, actual jefa del distrito de Dedza, uno de los veintisiete que forman el país africano, se ha convertido en una figura conocida y respetada por romper con estas leyes arcaicas. Con su política, ha conseguido anular 850 matrimonios infantiles y ha enviado a los menores de nuevo a la escuela, para que puedan continuar con su educación.

Confiesa que nunca quiso ser líder pero la eligieron porque era buena con las personas, un maravilloso motivo para elegir un líder.

Le da una gran importancia a la educación y ayuda a financiar los estudios de aquellas familias que tienen pocos recursos, la educación ayuda a liberar a las mujeres de estos matrimonios tempranos que solo puedes considerarse como abusos, un camino de tortura para niñas que no están preparadas para esa horrible carga.

loading...
Esta líder de Malaui ha conseguido anular 850 matrimonios infantiles
Regresar al inicio