loading...

La polémica multinacional abanderada de los productos transgénicos y que entre otros productos creó el maiz resistente al glifosato trabaja en un método para mantener las flores recién cortadas frescas, de modo que puedan estar mucho más tiempo decorando nuestro hogar o puestas a la venta en la tienda sin estropearse.

MONSANTO PATENTA UNA ROSA QUE NO SE MARCHITA

La multinacional ha solicitado una patente en la que detalla el método en la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos que ha publicado la solicitud.

Según Monsanto, la planta se rocía o se alimenta a través de sus raices con moléculas de ARN que modificarán de manera temporal la función de los genes vinculados con el envejecimiento. No sería pues una modificación permanente como en los casos del maiz o la soja transgénicos creados por la compañia.

En concreto esta moléculas bloquearán la capacidad de las flores frescas de producir gas etileno que es la hormona natural que hace que las frutas smaduren y e pudran y que las flores se marchiten. Este gas también se comercializa para que agricultores aceleren la maduración de sus cosechas.

Monsanto ha hecho pruebas con rosas y ha conseguido interferir en el proceso. Jill Deikman y Nicholas Wagner (científicos de Monsanto) pusieron rosas en jarrones con moléculas de ARN mezcladas en el agua para bloquear la producción de gas etileno, para comprobar la evolución de las flores.

Este proceso tendría un impacto importante en la industria de la floricultura en la que tienen un gran peso países como Holanda seguida por Ecuador y Colombia que comercializan sus flores en todo el mundo, para lo que necesitan de transporte aéreo por su rápidez y gran cantidad de químicos muy tóxicos para retrasar que se marchiten.

Fuente MIT Technology Rewiew.

Si te ha parecido interesante, comparte.

Gracias.

Regresar al inicio