“La suerte no existe y el destino depende
de los propios actos y pensamientos.


Cuando el alma está fuerte y limpia, todo sale bien.
Jamás creerse solo, ni débil.


El único enemigo a quien se debe temer es a uno mismo.
El miedo y la desconfianza en el futuro son madres
funestas de todos los fracasos,
atraen las malas energías y con ellas el desastre”
Paracelso

loading...
La suerte no existe pero...
Regresar al inicio