Las últimas reflexiones de Sánchez Dragó han creado mucha polémica.

Le suspendieron una charla que iba a dar en el madrileño Clínico San Carlos, ¿a qué lo achaca?

Me lo he tomado como todo, ¡a guasa!, con sentido del humor. Hace ya año y pico se puso en contacto conmigo un doctor del Hospital Clínico de San Carlos para invitarme a dar una charla a enfermeras, médicos, gente de dentro del hospital, personal del hospital... sobre mi actitud ante la Medicina. Al principio tampoco le di mucha importancia, pero luego apareció vuestro ‘bisturí’ y no sólo eso sino que, por casualidad, esa misma tarde yo tenía que ir hacerme una revisión de las carótidas y el doctor del Ruber que me lleva, me dice: “¡Hombre Dragó, esta mañana nos has dado plantón!”, porque también trabaja en el Hospital Clínico San Carlos y yo dije: “¡Hombre doctor, manda huevos eh! Ahora también como los de la revista esta, decís que yo he dado plantón!” y le conté la historia y se llevó las manos a la cabeza. No sabían nada, es decir, el hospital no dio la más mínima explicación de por qué hacían esto. Me puse en contacto con Cristina Cifuentes, que es buena amiga mía y me atendió inmediatamente. Lo que ha sucedido es que existe una norma en el Hospital Clínico San Carlos o en todos los hospitales de la sanidad pública por la cual no se pueden presentar libros a no ser que sean de carácter institucional y exclusivamente médico.

¿Cómo ve la sanidad pública española?

La verdad es que nunca he acudido al sistema sanitario público. A mí todo lo que sea público me parece una inmoralidad. Mi visión es la de que todo ser humano tiene que ser responsable de lo que le sucede y que no tiene que haber una responsabilidad colectiva. Luego, cada ser humano puede, si quiere, manejando la famosa solidaridad y todo eso que está tan de moda, ayudar a sus semejantes, pero no es una obligación, es una devoción. Por lo tanto, yo creo que no debería existir la sanidad pública. Dicho esto, tengo que reconocer un poco a contracorriente de lo que estoy diciendo en este momento, que la sanidad pública española es de las pocas cosas en España que, por lo poco que sé de ella, funciona admirablemente. No sé en relación a la sanidad de otros países porque jamás he ido a la sanidad pública en ningún otro país de la tierra.

Puedes leer la entrevista completa AQUI

Fernando Sánchez Dragó: La sanidad pública no debería existir
Regresar al inicio