1. Demuestra siempre a tu hijo lo importante que es para ti. Exprésale tu amor incondicional a cualquier edad con palabras, sonrisas y gestos: besos, abrazos, caricias…
  2. Cuida de su salud y ayúdale a crecer sano. Tú eres su modelo. Enséñale estilos de vida saludables en alimentación, actividad física, sueño, higiene… y también en cómo vivir sus emociones. Usa el sentido del humor.
  3. Dedícale tiempo a diario. Juega y disfruta con él, sin dirigir mucho sus gustos y preferencias. Procura que tenga tiempo libre, a su aire. Y disfrutad juntos de la naturaleza.
  4. No hace falta acumular cosas materiales. El tiempo que le dediques, la educación y los valores que le transmitas será tu mejor herencia.
  5. Educa con cariño. Elogia lo que hace bien y también los esfuerzos por intentarlo. Ponle normas que pueda y deba cumplir: pocas, claras y adaptadas a cada edad. Enséñale lo que está mal sin violencia, castigo ni humillación.

6.Estimula y apoya su aprendizaje. Fomenta su autonomía desde pequeño para las actividades cotidianas, como vestirse, lavarse o comer. No le des todo hecho. Es bueno que poco a poco vaya teniendo sus responsabilidades.

7.Escucha y dialoga con tu hijo desde pequeño. Muestra interés por su mundo, adáptate a los cambios normales de cada edad y acéptalo y valóralo como es: único y diferente a los demás.

8.Transmítele seguridad, tranquilidad y confianza. No fomentes miedos artificiales,  apóyale y ayúdale a entender sus propias emociones. Así fortalecerá su autoestima, su motivación y capacidades.

9.Déjale ser niño. No le hagas partícipe antes de tiempo de las preocupaciones de los adultos. Pero no le ocultes los hechos importantes de la vida. Enséñale y ayúdale a entender que la enfermedad, el dolor o la muerte existen y forman parte de ella.

10.Favorece las relaciones con la familia y los amigos. Lo acompañarán a lo largo de su vida. Ayúdale a ponerse en el lugar de los otros. Aprenderá a convivir y a amar.

Y no olvides disfrutar de la crianza de tus hijos.

10 Claves para conseguir que nuestros hijos sean felices
Regresar al inicio