El té verde se obtiene de las hojas frescas de la planta del té. A diferencia del té negro, el verde no es sometido al proceso de fermentación, por lo cual conserva muchas más propiedades muy interesantes para nuestra salud. El té verde es tiene un alto contenido en antioxidantes que pueden proteger a tus células de los daños de los radicales libres.

 La función de los antioxidantes es cambiar su estructura para evitar que puedan causar daño en las células y órganos. El té verde es particularmente rico en unos antioxidantes llamados polifenoles, cuya acción se ha demostrado que ayuda a combatir la diabetes, la resistencia a la insulina, la inflamación, las enfermedades cardiovasculares y poseen beneficiosos efectos para la microbiota intestinal

. Se ha estudiado también que los polifenoles podrían ayudar a proteger el colágeno, la proteína principal de la piel. Esto puede reducir y hasta en algunos casos revertir algunos signos del envejecimiento . En un estudio realizado en mujeres cuya piel estaba dañada por la acción del sol, se observaron ciertas mejoras en la elasticidad de la piel al utilizar cremas y suplementos de té verde .

Para obtener los máximos beneficios del té verde es mejor comprarlo orgánico, elaborarlo con agua de buena calidad y dejarlo infusionar unos 10 minutos antes de servirlo. 

 El Té Verde y sus beneficios
Regresar al inicio