Entre los productos que nos ofrecen los bancos, están las cuentas remuneradas que ofrecen al cliente unos intereses sobre el dinero que este tiene depositado en ellas. En estos momentos son las que más rentabilidad ofrecen y son muy atractivas por tener muy pocos requisitos y una operativa libre.

Gana dinero con una cuenta remunerada

La principal característica de estas cuentas, es el interés que ofrecen sobre la cantidad de dinero que hay depositada en ellas durante un periodo de tiempo determinado.

 

Hay dos tipos, las cuentas de ahorro y las cuentas corrientes remuneradas.

 

Las cuentas de ahorro están diseñadas para tener en ellas nuestros ahorros disponiendo de ellos cuando lo deseemos, obteniendo una rentabilidad por nuestro dinero. Son cuentas pensadas para generar unas reservas de dinero y no tienen asociados medios de pago como tarjetas de crédito o débito, talonarios de cheques ni permiten la operativa diaria con domiciliación de pagos, recibos o disposiciones de efectivo.

 

Las cuentas corrientes remuneradas si nos ofrecen trabajar con ellas en el día a día y nos permiten operar como si se tratase de una cuenta normal con recibos domiciliados, tarjetas asociadas, cheques, etc. con la ventaja de recibir una remuneración por nuestros ahorros aunque a cambio el banco nos pedirá una cierta vinculación.

 

Las características de estas cuentas varían en función del tipo de cuenta y de la entidad con la que contratemos aunque hay aspectos comunes que encontraremos en todas como:

-Rentabilidad. Son cuentas bancarias que ofrecen al titular un interés sobre el capital depositado a cambio de mantener una cantidad determinada durante un periodo de tiempo establecido. Hay entidades que ofrecen una mayor rentabilidad como promoción de bienvenida pero limitada a un periodo de tiempo después del que la remuneración por norma general será menor.

-Operativa. Dependiendo de la cuenta remunerada que contratemos, podremos hacer más o menos con ella en el día a día. Con una cuenta corriente podemos tener nuestra nómina domiciliada, pagar recibos, usar tarjetas de crédito, etc. mientras que una cuenta de ahorro solo nos permitirá hacer ingresos o reintegros. Pero con una cuenta ahorro la operativa se limita a ingresos y reintegros y en muchos casos con limitaciones así que es un punto muy importante a tener en cuenta antes de contratar una u otra.

-Total disponibilidad. En estas cuentas tenemos libertad de acceso a nuestro dinero pudiendo incluso retirarlo en cualquier momento sin temor a ninguna penalización por parte de la entidad bancaria.

-Sin comisiones. La mayoría de cuentas remuneradas suelen estar libres de los gastos asociados a la operativa bancaria básica, aunque hay algunas entidades que si aplican comisiones y gastos por lo que deberíamos tener en cuenta si la rentabilidad obtenida compensa con los gastos.

-Sin riesgo. Las cuentas remuneradas cuentan con la misma protección que cualquier depósito bancario y están cubiertas por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) del Banco de España, estando las entidades financieras obligadas a estar adheridas a el. El FGD garantiza nuestras inversiones hasta un máximo de 100.000 euros por titular y entidad en caso de quiebra o insolvencia del banco.

 

Antes de decidirnos a contratar una cuenta remunerada, debemos tener en cuenta algunos factores relevantes para evitarnos sorpresas desabradables.

 

-Comisiones. Es lo primero que debemos saber de la cuenta remunerada que pensamos contratar, si tiene o no comisiones o gastos pues en caso de que los haya puede que la rentabilidad disminuya de forma considerable y que no sea interesante.

-Rentabilidad. Este es el principal dato que nos interesa, saber cuanto vamos a obtener por tener nuestro dinero en esa cuenta. Si tiene alguna comisión o gasto, hay que hacer el cálculo de lo que vamos a obtener y restarle los gastos para saber si nos interesa.

-Plazo. Durante cuanto tiempo nos va a ofrecer una rentabilidad interesante nuestra cuenta remunerada. Puede ser mucho más interesante contratar una cuenta con una rentabilidad del 1,75% TAE a un año que otra con un interés de un 2% TAE a 3 meses por ejemplo.

-Saldos máximo y mínimo. Las cuentas remuneradas tienen un saldo máximo a partir del cual ya no se puede obtener más remuneración y también nos pedirán que tengamos un saldo medio o mínimo en nuestra cuenta para poder obtener la remuneración.

-Tarjetas. La mayoría de las entidades permiten asociar tarjetas de crédito y débito a estas cuentas remuneradas en muchos casos libres de comisiones y gastos de mantenimiento. Hay que asegurarse antes de contratar.

-Cajeros automáticos. Aunque lo normal es que podamos disponer de dinero a través de una amplia red de los cajeros propios de la entidad sin coste, hay que asegurarse de que esto es así, así como de los gastos cuando hay que recurrir a cajeros de otras entidades.

-Permanencia. La mayoría de cuentas remuneradas tienen un plazo mínimo para poder acceder a la remuneración, pero algunas entidades obligan a firmar un contrato de permanencia con la entidad durante un tiempo determinado independiente de la cuenta remunerada. Es decir, que aunque podamos cancelar esta cuenta sin penalización por haber cumplido con las condiciones, debamos seguir manteniendo productos de la entidad durante el tiempo estipulado en el contrato.

-Ventajas asociadas. Hay entidades que ofrecen ventajas asociadas a sus cuentas remuneradas como seguros gratuitos o con interesantes descuentos, anticipos de la nómina con o sin intereses, ventajas a la hora de contratar un crédito con la entidad, devolución de recibos, clubes de compra… Toda esta información la ofrece cada entidad.

Lo más importante, ¿cuánto puedo ganar con una cuenta remunerada?

Para saber cuánto vamos a ganar por tener nuestro dinero en una cuenta remunerada, debemos fijarnos en el Tipo de Interés Nominal (TIN) pues es lo que va a determinar el interés real que obtendremos. Pero para hacer una comparativa entre cuentas remuneradas de distintas entidades es mejor que tomemos como referencia la Tasa Anual Equivalente (TAE).

 

Por ejemplo: Una cuenta remunerada al 2% TAE en la que tenemos 100.000 euros durante un año nos dará una rentabilidad de 2.000 euros. Para saber esta cifra, solo hay que multiplicar el capital por el interés y dividirlo entre 100. Si el plazo fuese inferior a un año, este resultado hay que dividirlo entre 12 y multiplicarlo por el número de meses que la cuenta ha generado intereses. Supongamos que han sido 7 meses a un 2% TAE: 100.000 x 2 : 100 = 2.000 : 12 x 7 = 1.166,66 euros.

Ahora bien, una cuenta remunerada no es como un depósito en el que hay una cantidad fija y el saldo se mantiene estable durante la vida de la operación, por el contrario hay ingresos y retiradas de dinero y las entidades aplican los intereses sobre el saldo medio diario de la cuenta como referencia al final del periodo de vida del producto.

 

Impuestos

Los intereses que obtengamos por el capital en una cuenta remunerada tributan como rendimientos del capital mobiliario ante la Agencia Tributaria y estas cuentas están sujetas a la retención del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). La cantidad que se llevará Hacienda de estos intereses oscila entre el 19% y el 23%, según los intereses que obtengamos.

Hasta 6.000 euros, 19% sobre los intereses.

Hasta 50.000 euros, 21% sobre los intereses.

A partir de 50.000 euros, 23% sobre los intereses.

Normalmente nuestra entidad realizará la retención correspondiente abonando en nuestra cuenta el importe neto de nuestros intereses y nos remitirá esta información para que nosotros la completemos con los demás ingresos, gastos y deducciones aplicables a la hora de hacer la declaración de la renta.

 

Actualmente los tipos de interés están situados en un mínimo histórico situado en el 0% tras sucesivas rebajas por el Banco Central Europeo (BCE) para ayudar a la recuperación económica aunque esto no es beneficioso para el ahorrador que obtiene una rentabilidad muy pequeña por sus ahorros aunque es posible encontrar entidades que ofrecen hasta un 5% de interés a sus clientes a cambio de una vinculación con la entidad y de cumplir algunos requisitos.

 

Las mejores ofertas a día de hoy:

 

Bankinter

Cuenta Nómina al 5 % TAE

5 % TAE el primer año

Anticipo de nómina de hasta 6.000 €

Devolución de un 2 % de las compras a plazo

Sin comisiones

 

Openbank

Cuenta Ahorro Bienvenida

1,75 % TIN durante 3 meses

Hasta 0,40 % TIN a partir del 4º mes

Sin comisiones

Sin permanencia

 

Banca Farmafactoring

Cuenta Facto

Depósito asociado al 1,66 % TAE

Rentabilidad del 0,20 % TAE

Sin comisiones

Sin vinculación

 

WiZink

Cuenta Ahorro WiZink

Rentabilidad del 0,50 % TAE

Sin comisiones

Sin importe mínimo

Total disponibilidad

 

ING

Cuenta Naranja de ING Direct

0,05 % TAE sin límite de tiempo

Sin comisiones

Operativa 100 % online

 

Coinc

Cuenta Coinc

0,30 % TAE sin límite de tiempo

25 € al abrir la cuenta con el código BIENVENIDACOINC

Sin comisiones ni vinculación

4 % de regalo en Amazon.es

 

ABANCA

Cuenta Clara Nómina

200 € de regalo por domiciliar la nómina

Rentabilidad del 0,15 % TAE

Sin comisiones y tarjeta de crédito gratuita

Cajeros gratis de Abanca y la red 6000

 

Evo Banco

Cuenta Inteligente Evo

0,20 % TAE en la cuenta de ahorro

Cajeros sin comisiones en todo el mundo

2 % de descuento en gasolineras

Sin comisiones

Solicitar

 

 

¿Se puede mejorar el rendimiento de una cuenta remunerada?

Si, aunque a cambio de un mayor compromiso con la entidad, esta mayor vinculación suele traer ventajas para ambas partes, por un lado la entidad tiene una señal de compromiso por parte del cliente y este puede aprovechar esto para negociar mejores condiciones. Entre los compromisos están la domiciliación de nóminas, ingresos o recibos recurrentes, mantenimiento de un saldo medio en cuenta, contratación de otros productos de la entidad, depósitos bancarios, créditos, hipotecas, planes de pensiones o fondos de inversión.

 

Cosas que cubre tu seguro de hogar y que desconocías 

Regresar al inicio