El colaborador de Espejo Público, Nacho Abad se ha colado acompañado de un cámara en IFEMA, en una zona destinada al abastecimiento de comida y medicinas para los sanitarios y enfermos ingresados en el centro de emergencia para pacientes de coronavirus.

 

Abad se coló junto con el cámara en la zona de almacenaje con la mascarilla bajada, con un solo guante y tosió en su mano para después utilizarla para mover unas estructuras de transporte.

El colaborador, es consciente de que está haciendo algo que no es normal y que debe estar prohibido y pese a saberlo sigue mientras otros colaboradores le animan desde el estudio.

 

Estos son los que tienen 24 horas puesto el rótulo “Yo me quedo en casa” en la pantalla y piden a los ciudadanos que sigamos las normas y no nos saltemos la cuarentena. Mientras tanto ellos pululan por todas partes pues al parecer un micrófono y una cámara los hacen inmunes.

 

 

Este es el vídeo de la temeridad:

Este es el vídeo de la temeridad:

Regresar al inicio