Muchas personas, tanto adultos como niños quieren que el inglés sea su segundo idioma, y deciden dedicar el verano para tal propósito.

Verano e idiomas

El verano es una época excelente para estudiar inglés, tanto en academias, como clases a domicilio, así como viajes de idiomas, que son tan productivos en poco tiempo.

Un curso para aprender inglés debe contar con:

  • Buenos profesores.
     
  • Un ambiente agradable donde el alumno gane confianza y soltura.
     
  • Y un método de enseñanza efectivo y avalado por años de experiencia.

Hay diversos programas:

  • Campamentos de verano.
     
  • Campos de trabajo.
     
  • Trabajo y estudio en el extranjero.
     
  • Becas como Erasmus.
     
  • Time English.
     
  • Brithis Summer.
     
  • Viajes para jóvenes.

Viajes para aprender inglés

Los cursos para aprender pueden estar dentro de nuestro país o fuera. Hay escuelas británicas que ofertan cursos dentro del territorio nacional para aquellos padres que no quieren enviar lejos a sus hijos, o para aquellos adultos que no pueden viajar por motivos personales u otros motivos.

Lo perfecto es viajar al extranjero y empaparse del idioma, de su cultura, y disfrutar de un verano maravilloso, en un ambiente donde es imprescindible practicar el idioma nativo.

Hay cosas realmente importantes a tener en cuenta a la hora de estudiar idiomas en el extranjero, y son las siguientes:

  • Escoger una escuela donde haya pocos hispanoparlantes, y si a pesar de esto, a nuestra llegada encontramos muchos paisanos, debemos elegir conscientemente hablar en inglés el máximo de tiempo posible y hacer amistades entre los nativos del país. Hay que recordar que hemos ido a aprender idiomas y no a pasar unas simples vacaciones.
     
  • No ver nada de televisión en nuestro idioma, aunque tengamos la posibilidad, rehusarla y ver sólo programas en inglés para educar el oído.
     
  • Ir a las bibliotecas y museos, donde podamos empaparnos de la cultura y motivarnos para aprender más cada día.
     
  • Hablar, bien o mal, pero cada vez que tengamos oportunidad, sin temor a equivocarnos puesto que hemos ido a aprender, y para hacerlo bien hay que equivocarse unas cuantas veces; ensayo-error, es el camino del aprendizaje.
 
Apoyo escolar: estudiar inglés en verano
Regresar al inicio