Dicen que había un país llamado El país de las Cucharas donde solo había dos casas, y que los visitantes tenían que elegir en cual de ellas entrar. Había una que era negra, donde se oían lloros y quejas lastimosas. Y otra en la que no se oía nada, era una casa blanca. Los visitantes, como buenos visitantes no sentían miedo y querían ayudar, y por eso entraban en la casa negra para ver qué sucedía: una gran mesa redonda con una excelente comilona había en el centro, y alrededor un grupo de personas muriéndose de hambre porque tenían atadas a sus manos unas cucharas el doble de largas que sus brazos. ¡No podían comer a pesar de lo que tenían delante de sus ojos! Cuando los visitantes salían de la casa negra y decidían comprobar qué o quiénes habían en la casa blanca, se encontraban idéntica situación en el interior, pero con la pequeña y gran diferencia de que allí todos estaban felices y sonrientes. ¿Cuál era el secreto? ¡Se alimentaban los unos a los otros!

 

 

Jorge Bucay 164878 159600400753804 100001115342281 279293 234355 n

Regresar al inicio