Alejandro Gángara:
 
"La diferencia entre un esclavo y un ciudadano es que el ciudadano puede preguntarse por su vida y cambiarla".
Regresar al inicio