Hace tiempo tuve una interesante conversación con dos simpáticas testigos de Jehová que tocaron a mi puerta para compartir lo que creían, y charlamos largo y tendido, les expliqué que yo era creyente, simplemente CREYENTE, que para mi Dios-Amor está en todas partes, en cada flor, en cada persona, en los momentos duros, en los actos de ternura...

 

Y que me encantaba que ellas estuvieran allí y tuvieran su fé, y que en el caso de tener un hijo me gustaría un mundo con tantas religiones y culturas como tipos de flores y formas de nubes...Me gustaría que mi hijo compartiera diferentes visiones, con respeto y amor.

 

Dios no creó un sólo animal, ni nos creó como clones...No hay un sólo tipo de flor, ni los días son iguales ¿Por qué deberíamos empeñarnos en que todos rezaran la misma oración?

 

Ten tu propia oración, tu propia relación con Dios, porque no quiere escuchar oraciones vacías de tanto repetirlas, quiere que dibujes y crees tu plegaria, tu oración de gratitud, háblale con palabras, con actos, con sonrisas...está ahí para TI.

 

Y si no crees no pasa nada ¿Quién puede decir que no ha pasado una época sin creer? Dios también está, de otra forma, para TI.

 

Y si atraviesas un momento difícil y estás enfadado con el mundo, con Dios, ...no pasa nada ¿Quién no ha estado enfadado? Dios también está para TI...

 

Me encanta que cada uno tenga su propia relación con el mundo, con Dios, con el universo... me gusta observar  las diferencias con amor, me gusta que las haya,  porque desde el respeto siempre enriquecen.

 

Un abrazo de osa en éste viernes cálido desde Almería, Muaksssss

 

 

 

 

Regresar al inicio