Pienso en la fragilidad de la vida, hermosa fragilidad que nos recuerda que sólo estamos de paso y que sólo dejaremos aquello que sembremos...

 

Unos nacen y otros "mueren", ciclo tras ciclo y vida tras vida evolucionando y aprendiendo.

 

Ahora mismo hay personas felices recibiendo a un nuevo miembro, un bebé maravilloso que hará las delicias de todos, y otros llorarán la despedida de sus seres queridos que parten a una nueva dimensión que desconocemos ,de momento...

 

¿Por qué éste breve periodo de tiempo es tan desaprovechado? ¿90 años es mucho? ¿Por qué nos acordamos de  la gratitud y la generosidad en la última fase ? (...)

 

Mirar a un recién nacido nos enseña mucho, pero mirar  los ojos de una persona que se está preparando para marchar nos abre los ojos a una dimensión abrumadora y nos cuestionamos todo ¿por qué necesito tener razón si la RAZÓN no es un bolso que se pueda comprar y la verdad prevalece la tengamos o no?, entonces ¿por qué la lucha y las guerras? ¿por qué se empeña la gente es dividirse? ¿por qué ganar a costa de todo? ¿por qué hay padres que no valoran a sus hijos? ¿por qué hay hijos que no valoran a sus padres?....

 

Inevitablemente la muerte nos lleva a cuestionar las tristes injusticias que cometemos contra nosotros mismos, contra nuestra hermosa vida, contra nuestra muerte, ese tramo en el que abandonamos nuestro amado vehículo y volamos a una nueva y sorprendente realidad... Esos instantes de reflexión pueden ser maravillosos si hemos vivido una vida de gratitud generosidad y amor, o puede ser que como aquel personaje literario nos preguntemos si merecía tanto la pena llevar una vida gris y egoista...

 

Hoy es una maravillosa oportunidad de darnos cuenta, y aprovechar cada segundo, que es único, mágico, irrepetible, perfecto...¡Todo pasa! Si estás pasando un momento delicado ¡También pasa! Si estás disfrutando de la mejor etapa ¡Pasa! Queda sólo lo importante ¿Qué has sembrado hoy? ¿qué has compartido hoy? ¿qué has sentido y hecho sentir hoy?

 

 El famoso psiquiatra austríaco Victor Franck autor del libro "el hombre en busca del sentido"nos resume así nuestro equilibrio interno y nuestra capacidad y actitud para vivir nuestras vidas: “Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias, para decidir su propio camino

 

Mi abuela decía, si tu alma se expande HAZLO.mar

Regresar al inicio