RADU.jpg

 

  LA FUENTE DE LAS MUJERES

 

"Sí, yo, judío, quería hablar de la belleza de los árabes".

 

"La tradición árabe está muy relacionada con la poesía, la sexualidad, la sensualidad, el placer de la buena comida...nada que ver con esa intransigencia religiosa con la que muchos la identifican."

 

 

 

RADU2.jpg

 

Ésta es una de las muchas afirmaciones de Radu Mihaileanu, director conocido gracias al rotundo éxito de la película " El concierto". Ahora regresa con "La fuente de las mujeres", ambientada en un pueblo de Marruecos, país al que Radu ama profundamente desde que lo visitara en 1987, trata sobre la rebelión de un grupo de mujeres contra sus maridos, describiendo de una manera deliciosa la belleza de las costumbres y la tradición árabe, alegato soberbio contra la brutal represión y discriminación de la mujer en muchos lugares del mundo, y tal como lo expresa el director, no es ni mucho menos monopolio de los paises árabes "ese machismo no es algo propio de lo árabes, lo vemos también en las sociedades católicas o en el mundo judío, que conozco muy bien. Detesto que se utilice este tema para atacar al mundo musulmán, como si no hubiera nada más."

 

"Si alguien piensa que por ser judío no puedo hacer una película sobre árabes es un imbécil. Este tipo de actitudes me resultan tristes y vivo al margen de ellas. Además, los judíos y los árabes somos hermanos, venimos del mismo lugar y pertenecemos a la misma raza semítica. El propio hebreo nace de la misma raíz que el árabe. Nuestra cultura es muy semejante: las canciones, el sentido de la nostalgia, la comida...considerarnos enemigos es ridículo...".

 

RADU-3.jpg

 

 

 

"Las primaveras árabes han sido impulsadas por las mujeres. Desde Occidente no se percibe hasta qué punto están cobrando fuerza".

 

"Lo femenino está marcado por dos elementos. Como no puedes andar solas, se crean lazos de unión y solidaridad entre ellas. Por otra parte su situación es muy ambigua. No tienen el poder real pero sí deciden en casa. Las mujeres manejan los hilos en la sombra."

 

Radu Mihaileanu demuestra una sensibilidad que cautiva al espectador, abordando temas delicados y envolviéndolos en una sábana de esperanza.

 

 

RADU4.jpg

 

*Extractos de la entrevista de Juan Sardá.

 

Me parece maravilloso que un hombre vea mucho más que la imagen que venden cada día en los televisores, las mujeres árabes no son sólo títeres sometidos, es verdad que muchas mujeres en el mundo (de la raza humana)   de todas las  religiones tienen un papel difícil y duro, pero son mucho más valientes de lo que imaginamos, tienen una belleza y un coraje incomparables que las eleva por encima de prejuicios, son las heroinas del siglo XXI y cambiarán la historia...

 

Sarah Gibrán

 

www.mariposabuscafelicidad.blogspot.com

Regresar al inicio