Poco a poco Dios nos quita la belleza humana:
poco a poco el árbol joven se marchita.
Ve y recita: “Todo cuanto está dotado de vida,
acabará pereciendo”.
No te enamores de los huesos,
busca el espíritu.

  • Masnavi II, 714-715

102808803963091029 ai6YGiSe c

Regresar al inicio