Si conocieramos las consecuencias de nuestros actos seríamos delicados como las mariposas.
Sarah Gibrán
Regresar al inicio