"Es obvio, aprendí a caminar a tropezones, me caí miles de veces, a veces me hostigaron cuando más me dolía, mas no clausuré mi alegría y volví con decisión a la vida, un día, aprendí a caminar sin temor a la caída, ese día, me brotaron alas multidimensionales y el Universo me invitó a sobrevolar las adversidades, empero me recomendó no olvidarme de caminar, que también es necesario". (Chamalú)

 

 

RADU4

Regresar al inicio