“Olvídate de trascender tu tristeza, tus anhelos, tu dolor.
Olvida la desagradable mentira de una “dicha permanente”. 
Llora en los brazos del Amado. Quiébrate en Su altar.

Ríndete mi amor.
Ríndete a todas tus partes, lo divino y lo fangoso, lo sagrado y lo jodido. Esto es lo más seguro de todo lo que puedes hacer, permitirte llenarte de enfado, de miedo y pena, llenarte de VIDA. 
Permitir estos queridos amigos espirituales surgir y caer en ti como olas del océano.

Sé penetrado por todo tu miedo, 
Ríndete a todo aquello de lo que huyes.
Y vuelve con vida…”

- Jeff Foster

Olvídate de trascender tu tristeza, tus anhelos, tu dolor.
Regresar al inicio