«La intimidad ha dejado de ser un valor a secas para convertirse en un valor de mercado, en un negocio», afirma el juez de menores

Buenas, soy Emilio Calatayud. Estamos 'mu perdíos' Los niños se venden en Internet (los adultos también, ¡eh!, pero ya son mayorcitos…, se supone)). Regalan sus datos, sus fotos, sus historias, sus amores… y hasta sus delitos, que ya es 'pa' nota. La intimidad ha dejado de ser un valor a secas para convertirse en un valor de mercado, en un negocio.

Eso sí, luego pides a tus hijos que te den la clave del móvil, porque tú eres el que lo pagas y el que responde de sus actos, y te dicen que no, que eso pertenece a su intimidad. ¿Y ahora qué? Pues que estamos ‘perdíos’. Mucho.

Los niños se venden en Internet pero no dan la clave del móvil a los padres porque es su intimidad
Regresar al inicio