Laurent Simmons, que tiene un coeficiente intelectual de 145, se graduará el próximo diciembre de una Ingeniería Eléctrica que ha logrado finalizar en tan solo nueve meses, frente a los tres años habituales.

"Empecé la escuela primaria con cuatro años, pasé a la secundaria con seis y entré en la universidad el pasado marzo, con nueve años", ha explicado en una entrevista en la Universidad Técnica de Eindhoven (Holanda), donde recibe clases particulares.

Según ha explicado su madre, quien ha aclarado que "él va a su ritmo", Laurent no sigue un plan de estudios común. "Los lunes me presentan los cursos que daré esa semana, los martes tengo prácticas, los miércoles es mi día de estudio, los jueves tengo tutoría con los profesores y los viernes hago exámenes", ha apuntado Simons.

El objetivo de este niño, cuyo coeficiente intelectual se cifró en el valor máximo de 145 puntos, es "conseguir extender la vida" a través de la creación de "órganos artificiales", una actividad que, según Laurent, "podría llegar a conseguir la vida eterna". Por el momento, se encuentra trabajando en su proyecto de final de grado: un chip electrónico conectado al cerebro.

Pese a su brillante currículum académico y sus aspiraciones profesionales, Laurent, que se ha convertido en toda una estrella mediática en Bélgica y Holanda y cuenta con más de 43.000 seguidores en Instagram, sigue siendo un niño a quien le da vergüenza hablar delante de la cámara y es difícil arrancarle más de dos palabras seguidas.

Un niño belga de nueve años, la persona más joven en terminar un grado universitario
Regresar al inicio