Una compañía telefónica ha sido condenada por un tribunal a indemnizar con 7.000 euros a una clienta a la que incluyó en una lista de morosos.

 

 

 

Un tribunal ha condenado por daño moral a France Telecom y le obliga a indemnizar con 7.000 euros a una antigua clienta a la que incluyó en un listado de morosos por una factura telefónica de 84,70 euros. La antigua clienta, Noelia, vivió una pesadilla durante cuatro años y medio, el tiempo que permaneció atrapada en el registro de morosos Asnef.

 

Noelia decidió cambiar de compañía de teléfono en 2012, tan sólo cuatro días antes de que finalizase su compromiso de permanencia y en ese momento comenzó un acoso exagerado por parte de la compañía que exigía el pago de una deuda completamente desorbitada.

A raíz de este impago Noelia vio como bancos y aseguradoras se negaron a prestarle sus servicios durante cuatro años. Cuando Noelia intentaba asegurar el coche, o al pedir un préstamo siempre encontraba la misma respuesta, que no daba el perfil, pero sin informarle que se encontraba incluida en el registro de morosos.

 

Cuando al fin tuvo conocimiento de que la habían incluido en un registro de morosos, Noelia se sintió completamente impotente e incapaz de poder luchar contra una empresa multinacional y como única vía para escapar de esa situación decidió pagar la deuda desorbitada que exigía la operadora a la que más tarde denunció gracias a las recomendaciones de un amigo que había vivido una situación similar.

 

 

 

 

 

 

En diciembre de 2018, un juzgado de primera instancia de Vigo estimó su demanda frente a France Telecom por utilizar sus datos de forma indebida. Y condenó a la compañía a indemnizar a Noelia con los intereses legales acumulados desde la reclamación judicial, unos 7.000 euros.

 

Orange filial española de France Telecom recurrió, alegando que había sido una empresa de recobro la responsable de inscribirla en el fichero de morosos y pidió rebajar la cuantía de la multa a lo que el pasado mes de mayo, el tribunal respondió rechazando las pretensiones de la multinacional y estimando las pruebas de la demandante, como la certificación en la que consta que fue France Telecom la que usó el fichero y las grabaciones de las conversaciones telefónicas.

Regresar al inicio