En La Pollería, local recién inaugurado en Chueca, solo se veden ‘pollofres’ dulces con forma de pene y tamaño XXL

Un negocio que refleja perfectamente la sociedad vulgar en la que vivimos. Los únicos inteligentes, los dueños, que por lo menos sacarán dinero de ello. Y llamádme lo que queráis, pero de la gracia, al mal gusto, hay una fina línea y éste mundo hace tiempo que la cruzó🤦‍♀️
 
Menudo ejemplo para cuando pasen los niños, en fin, la vulgaridad está de moda ....

 

“Buenas tardes, vengo a por una polla”. Suena mal, pero eso es lo único que venden en La Pollería (Barbieri, 23; de 16.00 a 23.00): gofres con forma de pene y de tamaño extra grande. “Los llamamos pollofres”, cuenta Pedro Buerbaun, tinerfeño de 24 años y que inauguró su negocio en un pequeño local de Chueca hace solo una semana. “La acogida ha sido increíble”, relata, “se ha hecho viral muy rápido, sobre todo en redes sociales: en Instagram, en menos de 24 horas conseguimos mil seguidores”. (Ahora ya rozan los 4.000).

“El tamaño importa, pero esto es muy grande para comérselo en la calle”, comenta un chico a sus amigos. Todos ríen. Todos se quedan dentro del local para acabar su dulce. “¿Y no vais a hacer coños?", pregunta una pareja de chicas jóvenes. “Si nos va bien, nos ponemos con los coños”, asegura Bauerbaun, “siempre que los chinos puedan hacer los moldes”.

La última provocación culinaria en Madrid: los gofres de Chueca
Regresar al inicio