El parlamento francés aprobó que de manera definitiva queda prohibido el uso de teléfonos móviles en las escuelas de  primaria y  en centros de secundaria, una de las promesas de campaña del actual presidente Emmanuel Macron.

Salvo algunas excepciones, la ley impide el uso de aparatos como móviles, tablets o relojes inteligentes en escuelas y colegios, donde estudian los menores hasta los 15 años.

La única manera en que podrán llevarlos y utilizarlos, es cuando se trate de un “uso pedagógico” o que el niño tenga alguna discapacidad que lo necesite para el desarrollo de su formación escolar.

Sobre los colegios de educación superior, cada uno podrá decidir si adopta o no la medida aprobada por los diputados del partido de Macron y del centro, quienes votaron a favor de esta ley ante la Asamblea Nacional, la cámara baja del Parlamento, mientras que la derecha y la izquierda se abstuvieron, asegurando que se trata de una «operación de comunicación» que «no va a cambiar nada».

Cabe destacar que desde 2010, la ley francesa prohibe los teléfonos celulares “durante cualquier actividad de enseñanza”, pero a partir de ahora no podrán llevarlos consigo.

Francia prohíbe los teléfonos móviles para primaria y secundaria
Regresar al inicio