Hace unos pocos años, la tapicería de piel era un extra que pocos vehículos traían de serie, lo normal era pedirlo aparte con un importante aumento de precio y solo se podía pedir para determinados modelos de las gamas más altas.

Hoy es muy normal que coches de gama media vengan ya equipados con algunas partes tapizadas en piel, volante y palanca de cambio son las partes más comunes y a partir de ahí ya se van añadiendo zonas.

Asientos tapizados mezclando tela y piel, asientos totalmente de piel, salpicaderos, revestimientos de puertas… Según la marca y el modelo elegido podremos escoger más o menos zonas tapizadas en piel u otros materiales.


 

Al subirnos a un vehículo equipado con tapicería de cuero notamos en primer lugar un olor distinto a cualquier coche con asientos de tela, es el aroma característico de la piel, no es un olor molesto ni intenso, es un aroma suave y placentera. Además del aroma del interior del vehículo, cambia la forma de acomodarnos en el asiento, unos buenos asientos de tela recogerán bien el cuerpo y serán cómodos para conducir muchos kilómetros, pero unos asientos de cuero, suman el tacto exquisito del cuero y son mucho más acogedores haciéndonos sentir mucho más cómodos y en un entorno más lujoso.

Con el volante y la palanca de cambios pasa otro tanto, jamás, por bueno que sean el material y los acabados de un volante que vamos a tener entre las manos durante muchas horas podrá compararse al suave tacto de un tapizado en piel.


 

Un coche con una buena tapicería de piel es un lujo, eso es indudable y hoy por hoy está al alcance de muchísimas personas que compran un vehículo. Pero este tipo de acabados también necesita unos cuidados específicos para que nos dure muchos años en las mejores condiciones. Aunque tampoco son unos cuidados que nos vayan a suponer ningún esfuerzo ni gasto excesivo y siguiendo estas recomendaciones mantendremos la piel de nuestro coche como nueva durante muchos años, libre de manchas, arrugas y marcas de uso y desgaste.

Consejos para cuidar la piel de tu automóvil


 

-No dejes que se acumule suciedad, polvo, restos, pelusas, arenilla o cualquier otro residuo sobre la tapicería.

Lleva siempre una gamuza muy suave en la guantera o el hueco de la puerta y cuando veas algún resto de polvo, arenilla, etc. retíralo suavemente.


 

-Utiliza el aspirador con mucho cuidado.

Si vas a limpiar tu coche a un autoservicio, revisa muy bien la boquilla del aspirador, suelen tener muescas y filos cortantes por el uso descuidado que se les da y podrías dañar irremediablemente la piel de tu coche. Si tienes que utilizar un aspirador con la boquilla en mal estado pon mucho cuidado en que no toque la piel de tu coche, un modo muy práctico es agarrar la boquilla del aspirador de modo que puedas interponer la punta del dedo índice entre el extremo de la boquilla y la tapicería para evitar que toque incluso por descuido.


 

-Evita mojar la tapicería.

El agua es uno de los peores enemigos de las tapicerías de piel, evítala. Solo si necesitas quitar alguna mancha puntual o una capa de polvo puedes utilizar un paño un poco húmedo, muy bien escurrido, pero aplica inmediatamente después Maddox Detail - Leather Conditioner o Turtle Wax para evitar que la piel se reseque, se pueda cuartear y aparezcan grietas o queden manchas de la cal del agua que son dificilísimas de quitar después.


 

-Hidrata la piel de tu coche.

Si quieres que la piel de tu coche dure mucho tiempo como nueva debes darle cuidados, pero no te asustes, no es nada difícil ni te supondrá esfuerzo y además no te llevará más de 20 o 30 minutos cada 6 meses mantener tu tapicería de piel tersa, suave y flexible durante muchos años aplicándole un producto hidratante.

-Utiliza un producto de calidad

Hay muchos productos y en diferentes formas de aplicación, cremas, líquidos, pasta, toallitas…, unos son más cómodos y fáciles de aplicar que otros y también más o menos efectivos.

Después de haber probado gran cantidad de productos específicos para cuidar e hidratar la piel me quedo con dos que son los que mejores resultados me han dado y además son los que mejores opiniones tienen de los clientes.

Maddox Detail - Leather Conditioner : viene en un cómodo espray muy fácil de aplicar.

La forma de uso es muy sencilla, solo tienes que aspirar la piel y echar un poco de producto directamente sobre la piel, déjalo sobre un minuto y frota con un paño suave, limpio y seco haciendo círculos hasta que desaparezca el producto.

Repite el proceso en todas las zonas tapizadas en piel de tu coche y al terminar verás un resultado fantástico, el cuero totalmente hidratado, flexible, suave y como nuevo.

Este producto no deja residuos ni la piel grasienta después de aplicarlo.


 

Turtle Wax : Es un liquido cremoso para aplicar con un paño.

Su uso también es muy sencillo, no tiene la comodidad del espray pero el resultado final y a la larga es muchísimo mejor pues hidrata y nutre la piel de nuestro coche mucho más profundamente.

Para aplicarlo pon una pequeña cantidad en un paño limpio y seco y aplica sobre la piel frotando en círculos hasta que la piel absorba el producto. Inmediatamente después frota con un paño seco para retirar cualquier exceso que haya podido quedar y listo. El resultado es espectacular, se nota a simple vista que el cuero está hidratado y flexible con un tacto súper suave y agradable. Tampoco deja residuos ni la piel con aspecto de grasienta.


 

Nota:

Utilices el producto que utilices, si es uno de estos dos recuerda hacerlo al menos cada seis meses, otros que vienen en aerosol o en toallitas habría que aplicarlos con mucha más frecuencia para obtener un resultado medio aceptable y que siempre va a ser mucho peor que con Maddox Detail - Leather Conditioner o Turtle Wax .

Regresar al inicio