Una de las primeras cosas en que nos fijamos cuando miramos a alguien son sus manos, si están limpias y tiene las uñas arregladas, si tiene algún cayo, o si tiene manchas.

manos, pareja, amor, ancianos, compañia

manos, pareja, amor, ancianos, compañia

Sabiendo esto, mantener nuestras manos en perfecto estado es algo vital y no debemos escatimar tiempo y cuidados con ellas es son como nuestra tarjeta de presentación al mundo y una de las cosas a evitar en nuestras manos son las manchas que salen en la piel.

Nuestra piel se va deteriorando con el paso del tiempo y quizás por alguna falta de vitaminas. Para prevenir este deterioro hay varias cosas que podemos hacer, consiguiendo que se vean menos o incluso llegar a borrarlas por completo. Obviamente depende de la característica de cada mancha en sí. No existe un remedio o crema que sirva para todo.

Diferenciando las manchas

 

Entre las causas de la aparición de las manchas podemos encontrar los cambios hormonales, la edad, estar mucho tiempo al Sol y otras que son causadas por alergias o algún daño específico. Una mancha puede ser la alarma del cuerpo para llamar nuestra atención por ejemplo de alguna carencia de vitaminas o minerales. Por eso antes de comenzar a tratarlas debemos aprender a diferenciarlas, de modo que sepamos las características propias de cada una.

 

Existen manchas de un color marrón que puede ser más oscuro o más claro que presentan bordes irregulares. Su aparición es más común de forma simétrica y en el rostro. Se pueden encontrar en pieles más oscuras y son producto de cambios hormonales. Se conocen como: melasmas. Pero si las manchas son más planas, más bien pequeñas, redondeadas y el color es uniforme entonces estaríamos en presencia de lentigos solares. Éstos pueden salir también en el escote si es que se ha estado bastante tiempo expuesto al sol. En contraste con las anteriores, estas aparecen más en pieles claras.

 

 

También existen lentigos en las manos, manchas oscuras que por lo general aparecen en el dorso de la mano y no tienen edad fija para aparecer. Son el resultado del exceso de melanina en la piel. Ahora, si las manchas que se presentan son de color rojo, ya es más posible que se puedan asociar con enfermedades infecciosas o alérgicas. No siempre es recomendable tratar uno mismo y es necesario acudir a un especialista para que nos recete un tratamiento.

Principales factores y tratamiento

 

Los factores más frecuentes son: la exposición al Sol (acumulación de rayos UV), la herencia (predisposición genética), la edad. o estar directamente en contacto con sustancias irritantes pues estas pueden dañar las capas más externas de la piel.

 

 

Si no hemos podido evitar que salgan las manchas, podemos tratarlas. Existen métodos más agresivos y otros más naturales. Entre ellos encontrarás el peeling químico o el láser en el caso de los más agresivos y costosos, incluso, en ocasiones, muy dolorosos. El peeling químico se realiza por un profesional capacitado quien aplica en la zona afectada una fórmula química que afectará por poco tiempo la piel pero que, al sanar será restablecida. En el caso del láser se recoge la melanina de la que está formada la mancha, y al igual que en el caso anterior se formará una costra que, al caerse deja en la piel un color más homogéneo.

Como prevención podemos utilizar cremas protectoras de manos con base de urea y usar protector solar si pasamos mucho tiempo al aire libre. Otro remedio contra las manchas consiste en 2 cucharadas de miel y el jugo de 1 limón completo. Para ello se toman dos cucharadas de miel, y el jugo de limón, se agita convenientemente y se aplica en la zona.

 

También hay tratamientos de hidratación con vitaminas que ayudan a nuestra piel. Además también es necesario tomar abundante agua para hidratar tu cuerpo por dentro y así eliminar toxinas. La dieta que lleves es fundamental, debe ser equilibrada y con alimentos antioxidantes.

 

Es importante que sepas que en la piel no existen manchas buenas, puede que sean sean inofensivas, pero siempre es mejor que no estén.

Regresar al inicio