La mujer de 24 años juzgada el 10 de febrero en Pamplona por mantener relaciones sexuales con su sobrino de 15 años ha sido absuelta de varios delitos de agresión sexual y abuso sexual hacia su sobrino político de 15 años de edad. La sentencia por el momento no es firme y cabría recurso contra ella.  La presunción de inocencia no se contempla cuando el agresor es un hombre.

La presunción de inocencia ha prevalecido ya que no se ha podido demostrar que las relaciones sexuales tuvieran lugar por las amenazas de la mujer sobre el menor.

La mujer estaba acusada de obligar al menor a tener relaciones sexuales con penetración en varias ocasiones en el domicilio familiar en la cuenca de Pamplona bajo amenazas de que le diría a la familia que era él el que la violaba.

Según sostuvo la acusación, la mujer aprovechaba para violar al menor cuando se quedaban solos o los demás miembros de la familia dormían.

El Ministerio Fiscal solicitaba para la mujer 42 años de prisión, 13 por cada delito de agresión sexual y 3 por otro de abuso sexual, además de una indemnización de 15.000 euros.

La mujer, según la acusación, obligó al menor a tener relaciones sexuales con penetración en varias ocasiones. Los padres supieron de lo que estaba ocurriendo cuando, en una ocasión, el hermano pequeño entró en la habitación y los vio en la cama.

El menor, que explicó que había ocultado lo que ocurría por vergüenza y culpabilidad, le contó lo que estaba pasando a su padre. Los peritos que analizaron el testimonio del menor dieron credibilidad al joven al que han descrito como un joven sumiso que no llegaba a puntuar siquiera en las pruebas de agresividad u oposición, por lo que se daba verosimilitud a la versión del joven que no se habría opuesto ante las intimidaciones de su tía.

Los resultados de las pruebas psicológicas daban la razón al testimonio del joven y de su padre en contraposición con lo defendido por la tía, que describió en la vista oral sus meses en la casa como una pesadilla en la que habría sido forzada, violada por el joven de forma continua y amenazada de muerte por toda la familia incluso con un cuchillo.

La familia solicitaba 50 años de prisión, 14 por cada delito de agresión sexual y 8 años más por el delito de abuso sexual además de una indemnización de 100.000 euros y una orden de alejamiento.Por su parte, el letrado de la joven solicitaba la libre absolución de su defendida tal y como se ha decretado finalmente.

Absuelta la mujer juzgada en Pamplona por violar en tres ocasiones a su sobrino de 15 años para la que pedían 42 años de cárcel
Regresar al inicio